3 ene. 2013

64 | La correa



Soy de gatillo incómodo pero detesto la injusticia. El niño llegó al despacho caminando a regañadientes por las somantas. Aceptar el encargo fue pan mordido, pero saber a quien demonios pertenecía aquella correa era otro cuento. El escenario: La Cocina del Infierno, veinticinco manzanas podridas de edificios con personas ciegas, sordas y mudas. La pista: un cinturón de cuero largo, con varios agujeros adicionales, tan gastado que sólo podía pertenecer a alguien más desarrapado que los  gusanos. Pregunté por algún zángano malcomido que caminara sujetándose los calzones. Lo encontré, lo encañoné hasta un callejón. Sus rodillas crujieron contra los adoquines cuando mi cliente, aquel niño de apenas ocho años, salió de las sombras. Hijo, perdona, dijo, no lo haré más. Cierto, contestó él. Nadie se asomó a la ventana, incluso los gatos que rebuscaban en la basura permanecieron indiferentes cuando disparé. Dejamos el cadáver a las ratas, cobré y observé alejarse al niño. Había dejado de cojear.

Micro finalista en el certamen de novela negra de Dargerust.

17 comentarios:

  1. Me gusta. Aprovecho para decirte que el día 7 comienzas la carrera verde. Soy de tu equipo LOS BROCOLIS. Hemos de ir a por todas. Saludos y felicitaciones por el micro. Espectacular...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor envíame un correo a fernando@studi9.net con lo que tengo que hacer, please.

      Eliminar
  2. Enhorabuena Fernando!!!
    Un micro muy visual, me ha gustado.
    Besos desde el aire

    ResponderEliminar
  3. Desgarrador. Buenísimo. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando!!!!
    Tremendamente extremista sin duda y perfecto en tu forma de contarlo.
    Felicidades!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Fernando.
    Muy bueno. A quemarropa, como tiene que ser.
    Hoy recibí el libro, te veo por ahí también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía no lo tengo.
      A ver si llega...
      O igual me lo traen los reyes... je, je, je

      Eliminar
  6. Ah! esperaba encontrar el micro del REC, pero me he encontrado con esta agradable noticia. Me gusta el desarrollo, y la trama, y cómo lo planteas. Así que ¡enhorabuena por esta selección! y que el 2013 sea muy generoso con tus letras y tus bellas ilustraciones.

    Un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena, Fer. Jo, con la parejita del Santa María...
    Y vaya con el niño. Se lo vamos a presentar a mi Andrea del Sin Título... Jajajaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Fernando.
    Éxitos y letras para este 2013.

    Un saludo indio
    Mitakuye oyasin

    ResponderEliminar
  9. ¡Bien! No paramos, ¿eh? ¡Enhorabuena!
    Abrazos y que los Reyes te traigan muchos premios.

    ResponderEliminar
  10. ¡Enhorabuena, Fernando!

    Me parece fantástico cómo el tono logra quitarle dramatismo a una historia que -visto su esqueleto- es escalofriante.

    Un abrazo y feliz 2013. Buena forma de arrancar.

    ResponderEliminar
  11. Jo Fernando, se lee como si no fuera nada, con lo dramático que es, tu forma de relatarlo es genial, como si estuviese sucediendo cualquier cosas sin importancia. Enhorabuena por el lugar ocupado, sin duda merecido.

    Un abrazo y ¡arriba los Brócolis!.

    ResponderEliminar
  12. Buen ritmo y tono. Me ha gustado mucho monstruo.

    ResponderEliminar
  13. Hola, Fernando.
    Vengo desde el blog de Luisa. Soy de otro equipo de la Carrera Verde.
    Me ha gustado mucho esta historia, me has engañado desde el principio colándome que se trataba de una injusticia. Ese niño alejándose al final sin cojear y con las manitas limpias... qué bueno.
    Me quedaré por aquí.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Este blog forma parte de la ABLACC (Asociación de Blogs Literarios que Aceptan Crítica Constructiva). Así que despáchate a gusto, pero explícame tus razones.